Marta Soul

agosto 8th, 2010  |  Published in Curadores, Marta Soul

La producción artística se hace mucho más difícil en el aislamiento del artista. De  la búsqueda de un contexto vital que enriquezca esta producción ha surgido mi interés en el comisariado de nuevos proyectos basados en el intercambio de vivencias. De ahí el esfuerzo que se está llevando a cabo para acercar ideas y procedimientos de artistas  que han desarrollado su trabajo en lugares y condiciones muy distantes. Pero este intercambio no puede hacerse a cualquier precio y sin poner cuidado en algunos aspectos esenciales. En primer lugar, no ayudan algunas imposiciones caprichosas del encargo meramente comercial o informativo. Por tanto, es importante que el artista desarrolle su trabajo de forma libre y autónoma, y que la función del comisario sea la de proporcionar los recursos y el apoyo logístico y conceptual esencial, pero sin interferir en el proceso y los resultados. En segundo lugar, no es posible entender el arte del siglo XXI atendiendo únicamente al producto final. Por este motivo, el comisario debe ser capaz de entender y hacer comprender la obra desde su origen y proceso y no como mero elemento acabado de una acción artística específica. Por último, tampoco puede entenderse al artista como un actor aislado del contexto social en que se encuentra. Esto debería invitar al comisario a mostrar una actitud más activa y a involucrase y participar en el mismo proceso cultural en que está llevando a cabo su trabajo el artista. En general, todas estas ideas determinan mi actividad como comisaria en el proyecto Lugares de Tránsito.