Esteban Pastorino

octubre 4th, 2010  |  Published in Artistas, Esteban Pastorino, intro Quito, LDT_Quito

En su trabajo, ingeniería mecánica y pensamiento artístico encuentran una rara y fascinante comunión. Esteban Pastorino (Buenos Aires / Argentina, 1972) aborda su creación artística desde cuestionamientos relacionados con la técnica fotográfica, cautivado por los múltiples procesos de la capturación de la imagen, de la impresión y de los mecanismos para mostrar el resultado al espectador.

Justamente su interés por los procesos, más que por lograr una imagen determinada que refleje una mirada, lo lleva a una exhaustiva investigación experimental donde explora la relación entre la percepción natural y la representación fotográfica. De esta manera, vuelve permeables los límites de la representación que definen al medio fotográfico y pone en evidencia el débil vínculo entre la fotografía y la realidad, alejándonos de los prejuicios de la objetividad fotográfica y su alianza con la veracidad. Además, involucra al azar como variable que juega un papel activo en el proceso y en los resultados. Por tanto Pastorino opta por fotografiar “lo que no puede ver”.
A partir de esta imposibilidad del ver, el artista se plantea una pregunta como punto de partida para sus proyectos: “¿qué pasaría si…?” Duda que lo lleva a recrear y crear una serie de aparatos y artificios fotográficos. Los proyectos se ven muchas veces limitados en su realización, pues la falta de materiales y la imposibilidad de acceso a cierta tecnología en su país, influyen directamente en el proceso. Esta es una variable más a contemplar en el desarrollo del trabajo, lo que contribuye a buscar nuevas soluciones, que a su vez brindan resultados inesperados.

En sus series de fotografías panorámicas vemos claramente la evolución de un proceso técnico y conceptual que comienza en 1999, y que ha ido evolucionando a través de la fabricación de una serie de cámaras cada vez más complejas.
El espacio urbano y el registro de fenómenos como el tránsito y la movilidad son los temas de estas series. El resultado es un conjunto de imágenes muy singulares, que representan de modo secuencial un tiempo y un espacio trascurridos, mezclando así características de la fotografía con características de la cinematografía. Para ello, el artista monta la cámara sobre un trípode utilizando el movimiento de rotación automático, o también sobre coches, trenes, barcos, sincronizando el movimiento del medio de transporte con el movimiento de la película. La cámara mueve la película en su interior mientras el obturador permanece abierto, lo que permite exponer una imagen sin cortes tan larga como la película que se utilice y que registra en una sola imagen tridimensional todo el espacio circundante.  De esta manera se obtienen fotografías de hasta 40 metros de largo, que permiten observar lo que sucedía en el mismo espacio en diferentes momentos,  debelando el transcurrir de la cámara por el espacio, y anulando la perspectiva central. La imagen resultante es el producto de un proceso óptico-fotográfico que el ojo humano no puede recrear.

Igualmente en sus series de fotografías aéreas podemos apreciar el transcurso de su investigación por distintas fases y aparatos, montando la cámara en un avioncito de juguete con control remoto, en una cometa o en un avión unipersonal de fabricación casera.
El espacio público es el sujeto de esta serie, en el que el punto de vista elevado, el desenfoque en ciertas áreas de la imagen y la visión cenital del paisaje remiten a la observación de maquetas. Sin embargo, el hiperrealismo de la imagen o el reconocimiento del espacio fotografiado nos devuelven a la realidad. Se debe recalcar que estas imágenes, por sus características, no pueden ser previsualizadas por el artista, volviéndolas así impredecibles y azarosas.

En su trabajo, Pastorino contrapone la actitud del fotógrafo que intenta controlar los aspectos visuales de la imagen a la de constructor/operador que, a partir de un proceso parcialmente controlado, deja que otras fuerzas determinen el resultado final.

Desde niño se interesa por la técnica, la física y las matemáticas, lo que lo lleva a realizar sus estudios secundarios en un colegio técnico y a continuar la carrera de Ingeniería Mecánica en la universidad. Estudios que abandona después de 3 años para dedicarse de lleno a la fotografía, formándose en cursos, talleres y de manera autodidacta.

www.estebanpastorinodiaz.com

Pudong © Esteban Pastorino, 2007

Aeroclub Verónica © Esteban Pastorino, 2003

Spaghetti #1 © Esteban Pastorino, 2006